Cómo pagar las facturas de los servicios públicos

Los servicios públicos nos ayudan a cumplir muchas funciones de la vida, desde mantener nuestros alimentos y medicinas refrigerados, hasta lavar y secar nuestra ropa, o cargar nuestras computadoras y teléfonos. Usamos el gas para cocinar y calentar nuestros hogares, el agua para beber y bañarnos, y las telecomunicaciones para el trabajo, la escuela y para comunicarnos con la familia y los amigos.

Como consecuencia de la pandemia de COVID-19 y las alertas de salud pública, hay un gran número de estadounidenses que se están quedando en casa para trabajar o estudiar. Si bien, muchas compañías de servicio público han dejado de cancelar los servicios y  renuncian a los cargos por retraso dado la situación, aquí se enlistan unos consejos para evitar una factura costosa en el futuro.

Cómo manejar problemas con el pago de las facturas

Si usted está preocupado por el pago de sus facturas de servicios públicos, puede tomar medidas para protegerse ahora y en el futuro

  1. Evitar el choque de la factura. Aunque muchas de las compañías han dicho que no van a quitar el servicio de los clientes durante la pandemia, llegará el momento en cuando los consumidores van a tener que pagar. Le recomendamos que pague lo que pueda a la medida de sus posibilidades para evitar facturas más caras en el futuro.

  2. Comunicarse pronto con la compañía. Muchas de estas compañías tienen programas de ayuda financiera durante la pandemia del COVID-19, las que incluyen apoyo financiero directo, renuncia a los cargos por retraso, o promesas de no desconectar. Revisar el sitio web de las compañías o llamarlas antes de tener cualquier problema.

  3. Establecer un plan de pago. Muchas compañías pueden establecer un plan de pago de seis meses, con la posibilidad de extenderse si las circunstancias lo justifican. Así que es mejor preguntar, para tener mayor tranquilidad.

Cómo reducir su factura
  1. Comprender su plan. Por ejemplo, si tiene un plan que incentiva que reduzcan el uso de electricidad en ciertos momentos del día, como un plan de Tiempo de Uso o de Tasa de Demanda, ese plan puede dejar de ser la opción más rentable para su hogar, particularmente si necesita usar su aire acondicionado durante las últimas horas de la tarde. Sin embargo, el plan puede seguir siendo su mejor opción si puede continuar con una rutina operando los electrodomésticos principales (como la lavadora o la secadora) en el momento menos costoso de su plan de tarifas, como los fines de semana.

  2. Investigar los opciones más rentables. Contactar a su compañía para explorar el plan de tarifas de menor costo para su casa, teniendo en cuenta los cambios estimados en el uso. Si tiene sentido cambiar de plan, asegúrese de que su compañía de servicios permite un cambio sin multa.

  3.  Usar programas de eficiencia energética. Aprovecha programas de eficiencia energética que pueden reducir su factura de la electricidad. Muchas empresas de servicios ofrecen reembolsos y otros programas que pueden ofrecer ahorros financieros cada mes.

Estafas y otros riesgos
  1. Tener cuidado con las estafas. Si alguien viene a su puerta o si recibe una llamada o un correo electrónico diciendo que es de su compañía de servicios, no les  de ninguna información. Es mejor llamar a su compañía de servicios públicos directamente para hacer preguntas o para hacer un pago. 

  2. Estar atento a los correos electrónicos de phishing. Un correo electrónico de phishing puede parecer que proviene de su empresa de servicios con información urgente, pero pide información bancaria o financiera.   Revisar estos consejos del U.S. PIRG para evitar las estafas comunes de phishing.